Blog.

Movilidad Sostenible.

El crecimiento de las ciudades ha aumentado su ritmo en los últimos decenios hasta situarse más allá del 50% en detrimento de las zonas rurales. Este ritmo, según las opiniones, más expertas no tiene tendencia a disminuir en los próximos años si no todo lo contrario.

Esta situación ha provocado un crecimiento de las zonas periféricas de las ciudades frente a las zonas centrales que se han mantenido estables por razones de falta de zonas construibles. Y una consecuencia directa ha sido el aumento de la necesidad de realizar desplazamientos entre el centro y la periferia y entre las propias ciudades.

Por ello no es gratuito afirmar que el transporte sostenible en nuestro planeta está netamente marcado por su sostenibilidad sostenible en las ciudades.

Todo lo que debes saber sobre la movilidad sostenible.

En el siglo XX el crecimiento de las ciudades se ideó teniendo el coche como eje vertebrador de la movilidad. el aumento de población ha generado un número creciente de vehículos automóviles que ha provocado una situación urbanísticamente compleja, ha dificultado la movilidad a las personas por la generación de colas y atascos de manera constante, repetitiva y creciente y, finalmente, ha contribuido a través de la emisión de gases a aumentar el nivel de contaminación de las aglomeraciones urbanas.

La situación se hace difícilmente sostenible en un futuro a corto plazo y mucho más si miramos a medio y largo plazo.

Optar por la movilidad sostenible implica pues un cambio de modelo que necesariamente debe pasar por tener una alternativa al uso del coche como eje y pilar central del sistema de transporte individual de los habitantes de las periferias. De todos modos el problema es más complejo de lo que a simple vista parece por el sencillo motivo de que los coches se han instalado tan profundamente en la vida ciudadana que se hace difícil sustituirlos por otros medios de transporte alternativos más sostenibles.

Las estadísticas demuestran con contundencia que el uso de la bicicleta y los desplazamientos a pie junto con el transporte público son los sistemas más eficientes para garantizar una movilidad sostenible, sobre todo desde el punto de vista del gasto energético.

Las soluciones pasan por implantar medidas que promuevan la disminución del uso del coche y favorezcan un reequilibrio de los modos de transporte hacia los menos contaminantes y más eficaces en lo que a evitar aglomeraciones y atascos se refiere.

Para desincentivar el uso del coche por parte de los ciudadanos las medidas clásicas son la implantación de peajes urbanos, el uso de parquímetros en las zonas libres de pago, la disminución de plazas de aparcamiento o repercutir los costes sociales por ineficiencia a los usuarios de manera progresiva dependiendo de su nivel de renta.

Para promover el uso de otras modalidades de transporte la primera medida es dotar a las ciudades de un sistema de transporte público eficiente que incentive a los ciudadanos a utilizarlo de manera cuotidiana.

Y por supuesto el facilitar el uso de la bicicleta como medio alternativo tanto para el transporte público como privado. Desde esta perspectiva es necesario potenciar los sistemas de préstamo de bicicletas incluyendo las dotadas con motor eléctrico en las zonas en las que haya mayor desnivel, la construcción de parkings seguros para bicicletas, dado que los robos frecuentes desincentivan al su uso y finalmente el establecimiento de zonas mixtas para facilitar el uso combinado del transporte público para llegar a las ciudades y de la bicicleta para moverse y desplazarse en su interior.

De cualquier manera sin el compromiso e implicación de los ciudadanos ninguna de estas medidas representará un avance en movilidad sostenible.

8 Feb, 2017 I Categorías: Ciudad I No Comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

info@zicla.com | T. +34 932 242 731. C/ Ramon Turró 100-104, 4º-3ª. 08005, Barcelona