Blog.

  • hondakinen kudeaketa

¿Se puede reciclar un tetrabrick?

Los tetrabicks están compuestos por hasta seis láminas de distintos materiales, como el polietileno, el aluminio o el cartón, lo que les brinda las características de resistencia necesarias para mantener el contenido en buen estado por un periodo prolongado de tiempo. Pero, ¿se puede reciclar un tetrabrick? La respuesta es sí gracias a la puesta en marcha de proyectos que separan y reaprovechan al 100% los componentes de este tipo de envases. Así pues, si quieres saber en qué contenedor van o cómo reutilizarlos, en Zicla te vamos a dar la respuesta.

¿Cómo reciclar un tetrabrick?

Hasta hace poco solo había una manera de aprovechar un tetrabrick después de haber sido usado: se recuperaba la fibra de papel para producir cartón estucado mientras que la mezcla de aluminio y polietileno, en los mejores casos, se destinaba a la producción de objetos plásticos. En la mayoría de las ocasiones esta mezcla terminaba en los vertederos, con el respectivo daño medioambiental que esto suponía.

No obstante, poco a poco nos hemos concienciado de la gravedad del problema y en la actualidad existen empresas con planteamientos y equipos innovadores que demuestran que se puede reciclar un tetrabrick aprovechando todos sus elementos, disminuyendo así a cero los residuos para el entorno. Un ejemplo de ello es la empresa Stora Enso, dedicada tradicionalmente al reciclaje de tetrabriks en España, que ahora tiene una planta llamada Clean dedicada únicamente a este modalidad.

Las empresas de este tipo lo que hacen actualmente es tomar la fibra de papel y convertirla en papel reciclado de alta calidad mientras que el aluminio se convierte en lingotes de unos 700 gramos que luego tendrán múltiples aplicaciones en la industria aeronáutica o automotriz así como en la fabricación de envases Tetra Pack. El polietileno, por su parte, se convierte en energía para llevar a cabo los procesos de reciclaje de papel y aluminio lo que genera mayor ahorro y eficiencia energética para la planta procesadora. Dadas las características y la relevancia de este tipo de aprovechamiento, España se ha convertido en el receptor de envases de tetrabrick de Portugal, Reino Unido o Bélgica, países que no cuentan con la tecnología o las instalaciones necesarias para reciclar los tetrabricks que ensucian.

En lo que respecta al reciclaje, en Zicla tenemos un proyecto de valorización de residuos de este tipo de envases que tiene como objetivo demostrar que se puede reciclar un tetrabrick de manera eficiente, aprovechando el polietileno y el aluminio de los mismos y que consiste en tomar la mezcla que queda después de haber recuperado la celulosa y convertirla en granza que posteriormente puede tener múltiples aplicaciones al ser prensada o inyectada.

Sin embargo, si bien se trata de un producto que requiere tratamiento industrial para que sus componentes puedan ser aprovechados nuevamente, sí podemos contribuir con el proceso al separarlo de manera adecuada en casa y todo lo que hay que hacer es echar los tetrabricks al contenedor amarillo junto con los envases de plástico.

A que contenedor van los tetrabricks

¿Cómo reutilizar un tetrabrick?

Reciclar y reutilizar no son sinónimos porque hacen referencia a dos acciones distintas. Reciclar implica aprovechar el material del cual está hecho un producto para poder crear uno nuevo y, aunque el término suele tener aplicaciones industriales, en realidad también lo hacemos en casa cuando tomamos desechos para convertirlos en manualidades u objetos utilitarios. Reutilizar, por su parte, implica usar el mismo producto nuevamente sin que tenga que pasar por un procesamiento previo, como cuando usamos una botella de vidrio o plástico para que vuelva a contener otros líquidos o cuando usamos las bolsas de la compra repetidamente. El listado de objetos que se pueden reciclar y reutilizar es muy amplio, ahora bien, hay que tener en cuenta que en lo que respecta a un tetrabrick las posibilidades de reutilización son muy amplias y estos envases se pueden convertir en:

  • Tuppers: aunque solo pueden ser utilizados una vez de esta manera, los tetrabricks pueden ayudarnos con la organización dentro del refrigerador si los utilizamos como tuppers. Eso sí, hay que lavarlos muy bien para que suelten el olor del producto que contenían originalmente.
  • Macetas: si cortamos uno de los lados del tetrabrick, podemos rellenarlo con tierra, abono y semillas para tener nuestro propio huerto en casa. Las plantas aromáticas se prestan mucho para este tipo de envases ya que crecen rápido y puede ser una manera práctica y económica de tenerlas a mano al momento de cocinar.
  • Lámpara de diseño: existe una lámpara llamada TetraLamp elaborada a partir de 400 envases de tetrabrik y con una técnica japonesa llamada kusudama. La idea original es del arquitecto malayo Ed Chaw pero actualmente pueden encontrarse muchos tutoriales que explican cómo hacerla y con diferentes formas. Evidentemente se trata de un trabajo laborioso pero que da como resultado una lámpara con una malla triangular que genera un efecto impresionante cuando la luz pasa a través de ella. ¡Quedará ideal en cualquier rincón de tu casa!

 

En resumen, ¿se puede reciclar un tetrabrick? Sí, y en lo que a ti respecta tienes dos opciones; o bien echarlo al contenedor amarillo o bien utilizarlo para hacer manualidades decorativas para tu casa. ¡Elige la opción que más te convenza!

23 Nov, 2017 I Categorías: Actualidad I No Comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

info@zicla.com | T. +34 932 242 731. C/ Ramon Turró 100-104, 4º-3ª. 08005, Barcelona