Blog

  • problemas trafico automotriz

5 problemas con el tráfico automotriz en la ciudad.

El número creciente de vehículos automóviles en las ciudades genera fricciones entre los diferentes actores que intervienen y que algunas veces resultan molestas para los propios conductores, otras para los peatones y en general producen situaciones conflictivas para toda la ciudad. De todos modos en temas de tráfico el tamaño de la urbe si importa y no es lo mismo una ciudad grande con un área metropolitana potente que una ciudad pequeña.

Problemas característicos por las aglomeraciones urbanas.

De todos modos algunos problemas son característicos de las aglomeraciones urbanas en general independientemente de su talla.

  • La congestión de tráfico.

La incapacidad de las arterias urbanas para absorber el tráfico de manera ágil genera retenciones , circulación a velocidad lenta y atascos. En la base de los problemas de circulación siempre está presente la congestión que acaba provocando otros problemas secundarios.

La única solución para solventar los problemas congestivos es la reducción del parque automovilístico y su sustitución por otros medios de transporte. Si bien la erradicación de los automóviles es una pura utopía, el establecer medidas regulatorias y el hecho de incentivar soluciones alternativas puede paliar una parte importante del problema.

  • Pérdida de tiempo.

El tiempo es un bien escaso y si bien su pérdida no revierte en un impacto económico negativo de forma inmediata sí lo hace en forma de coste de oportunidad que es, ni más ni menos, el valor de las cosas que hemos dejado de hacer por el hecho de estar esperando en el interior del vehículo a causa de las retenciones de tráfico.

La pérdida de tiempo puede tener consecuencias irreparables cuando afecta a vehículos de emergencias que pueden ver demorada de manera significativa su intervención y llegada a destino con el consiguiente riesgo para personas y bienes.

  • Contaminación.

A pesar de que los vehículos son cada vez más perfectos y ya de por si emiten menos productos contaminantes ayudados también por una legislación restrictiva en este aspecto sigue siendo todavía cierto que se siguen emitiendo partículas contaminantes.

El desperdicio de combustible debido al fenómeno de arrancar y parar de manera repetitiva aumenta las emisiones de dióxido de carbono que puede contribuir al calentamiento global unido al desperdicio de combustible que representa.

  • Desgaste acelerado de los vehículos.

La ralentización del tráfico y las operaciones de arranque, frenado y vuelta a arrancar provoca un desgaste acelerado de los automóviles tanto a nivel de motor como de neumáticos lo que contribuye a su deterioro acelerado y a que aumenten el número de reparaciones y sustituciones de piezas.

  • Aumento del estrés y la agresividad.

La incapacidad par prever la duración de un trayecto provoca que los conductores tomen más tiempo del teóricamente necesario para aproximarse a sus destinos para prevenir demoras, esta situación genera un circulo vicioso que acaba ocasionando mayores retenciones. La anticipación de horarios disminuye, entre otras cosas, las horas de sueño que acaban afectando negativamente la salud a causa del estrés que generan.

Por otro lado la tensión por llegar puntual a destino aumenta la agresividad de los conductores que se acaba traduciendo en episodios de violencia verbal e incluso física que convierte la ciudad en un lugar menos seguro y agradable para la convivencia.

Paliar estos problemas no es tarea sencilla y no se puede basar simplemente en medidas coercitivas si no que debe pasar por una buena educación vial que explique cuales son las buenas prácticas urbanas y por facilitar el uso alternativo de transporte público y de elementos de transporte no contaminantes.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

info@zicla.com | T. +34 932 242 731. c/ Ramon Turró 100-104, 4º-3ª. 08005, Barcelona