Blog.

Ciudad sostenible: Los residuos que vuelven a la ciudad.

16105_ciudad-sostenible-valorizacion-residuos-economia-circularLos residuos que vuelven a la ciudad.

Alfredo Balmaceda – Cofundador y presidente de Zicla.

Se estima que en 2050 más del 70% de la población del planeta vivirá en ciudades. Este veloz proceso de concentración de la población en centros urbanos conllevará grandes desafíos para la correcta gestión de la movilidad, la accesibilidad y los residuos. Si bien los residuos son una parte del problema, también pueden ser parte de la solución. La realidad es que cada año, miles de toneladas de residuos continúan depositándose en vertederos o incinerándose. Sin embargo, estos residuos pueden transformarse mediante soluciones imaginativas y que sean técnica y económicamente viables, en recursos, es decir en nuevas materias primas para desarrollar productos que pueden dar solución a problemas de las propias ciudades que los generan, cerrando así el ciclo de los materiales de una forma eficaz.

Al hablar de residuos, en general suele pensarse en los residuos sólidos urbanos generados por los habitantes de las ciudades. Sin embargo, el abanico de residuos aptos para ser aprovechados como nuevos recursos es mucho más amplio y proviene, además de los ciudadanos, de todas las actividades humanas, en especial, de los servicios y de la industria. En cualquier caso, cualquier solución que se plantee debe buscar un verdadero “upcycling” del residuo para transformarlo en un material o producto con el máximo valor añadido posible.

El sector de la construcción o una fuente inagotable de oportunidades.

El sector de la construcción se estima que consume el 60% de las extracciones de materias primas de la litosfera y es el responsable directo o indirecto del 50% de las emisiones de CO2 a la atmósfera, generando en España, aproximadamente 1,1 toneladas de residuos de construcción y demolición por habitante / año.  Estos residuos pueden ser transformados en áridos de excelente calidad para su empleo en obra civil y nuevamente en edificación. Los áridos reciclados tienen aplicaciones muy variadas, desde simples rellenos de zanjas hasta hormigones estructurales y prefabricados de hormigón como bordillos, adoquines, baldosas, etc. Y los finos generados en el proceso de fabricación de áridos reciclados, pueden incorporarse a mezclas asfálticas en obras viales. En el caso particular de los residuos de yeso generados por la construcción, se está desarrollando toda una línea de nuevas aplicaciones, especialmente elementos constructivos, que incorporan estos residuos y permiten retornarlos así a la edificación.

El residuo del fresado de firmes de carreteras generado por la trituración de las capas de firmes que ya han estado operativas y del que se estima que se generan más de 2,5 millones de toneladas por año sólo en España, es una excelente materia prima para la construcción de nuevas capas de firmes.

Los lodos de las depuradoras urbanas generados por las EDAR, una vez secados y pulverizados (86.000 toneladas / año sólo en Cataluña), pueden incorporarse como un aditivo al cemento empleado en la fabricación de hormigones en masa para la construcción y también en prefabricados de hormigón y así pueden volver a la ciudad en forma de baldosas para las aceras, bordillos, adoquines, etc.

Los rechazos o aquellos residuos que nadie quiere… por ahora.

El rechazo de las plantas de tratamiento de residuos sólidos urbanos que usualmente acaba siendo depositado en vertederos o incinerado, puede ser transformado en granzas plásticas que vía extrusión, pueden transformarse en perfiles de distintas secciones aptos para sustituir a la madera en el mobiliario urbano: bancos, papeleras, pasarelas, etc.

El retorno de los neumáticos a las calles de las ciudades.

Los residuos de los neumático fuera de uso de los que cada año se generan en España más de 300.000 toneladas tienen múltiples aplicaciones, una vez triturados, pueden volver a las ciudades en forma de betunes asfálticos para sus calles y carreteras, o como losetas flexibles y amortiguadoras de golpes para áreas de juegos infantiles o productos para el sector del automóvil una vez pulverizados y mezclados con polímeros varios que permitan su inyección.

La seguridad de los ciclistas y la accesibilidad en las paradas de bus en clave de residuos plásticos.

Los residuos de PVC generados por la industria de la recuperación de cobre a partir de cables eléctricos fuera de uso y los residuos de mangueras, banderolas, etc. hechas con este plástico, se pueden transformar en separadores de carril bici que mejoran la seguridad de los usuarios de la bicicleta en las ciudades o en plataformas modulares para la mejora de la accesibilidad a los autobuses en las paradas de la ciudad.

Y un mundo de otros residuos y una industria que los digiere para devolverlos en forma de nuevos productos a las ciudades.

Rejillas, baldosas, revestimientos, pueden ser fabricados a partir de los residuos de los envases de tetrabrick. Una vez extraída por las plantas papeleras la fracción de celulosa, el residuo restante formado por una mezcla de polietileno y aluminio, puede transformarse en granzas plásticas aptas para ser prensadas o inyectadas. El mismo destino pueden tener las cápsulas de café las que, una vez separado el marro, pueden transformarse en triturados y granzas plásticas inyectables para la fabricación de múltiples productos de uso cotidiano.

Los colchones fuera de uso con espuma de poliuretano pueden ser transformados después de un proceso de aglomeración con resina y prensado, en mantas para cultivos por hidroponía. Mediante la aplicación de la misma tecnología, los residuos de polietileno de celda cerrada generados en la fabricación de colchonetas de camping y churros para piscinas, se pueden transformar en mantas amortiguadoras drenantes que pueden ser instaladas bajo las mantas de césped artificial.

Los residuos de moqueta del sector del automóvil o de las ferias, puede volver a las ciudades en forma de placas acústicas que reducen la contaminación acústica generada por el tráfico en las carreteras. El mismo destino pueden tener los residuos de piel generados por las curtiembres.

Nuevas tecnologías permiten obtener fracciones plásticas de calidad a partir de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Dichas fracciones pueden ser reintroducidas en diversos procesos industriales.

…y un futuro donde aparecerán residuos nuevos así como nuevas tecnologías que permitirán reciclarlos.

Los casos antes citados son sólo algunos ejemplos de residuos generados por la actividad humana que una vez acondicionados y transformados en materias primeras o en productos finales, pueden volver a las mismas ciudades.

Y en el futuro habrá nuevos residuos que plantearán nuevos desafíos, pero también habrá nuevas y más avanzadas tecnologías que permitirán transformarlos en nuevos productos capaces de ofrecer respuestas a las múltiples necesidades de los ciudadanos y de sus ciudades.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

info@zicla.com | T. +34 932 242 731. C/ Ramon Turró 100-104, 4º-3ª. 08005, Barcelona