Blog

¿Qué entendemos por accesibilidad urbana?

Cuando hablamos de accesibilidad urbana nos referimos al grado en que todas las personas pueden acceder a los distintos elementos urbanos independientemente de su estado físico y de sus capacidades técnicas, culturales y cognitivas.

Así pues no podemos restringir el concepto accesibilidad a un concepto puramente físico si no que hemos de ampliarlos a los recursos culturales, comunicativos y participativos que implican la plena participación en la vida ciudadana.

La ciudad son calles, edificios, zonas verdes y peatonales, pistas ciclables, museos y hospitales por citar unos cuantos . Pero también son semáforos, carteles anunciando las cosas más diversas, paradas de autobuses y metros con anuncios que van desde la seguridad personal hasta propuestas de ocio y sin dejar de lado las expresiones artísticas y culturales que abarcan desde los grafittis hasta el street food.

La accesibilidad ciudadana debe de tener en cuenta todos estos aspectos par no quedarse encerrada en unos principios reduccionistas fuera de los tiempos actuales.

Los requisitos de cumplimiento de los sistemas urbanos para que sean accesibles.

 

En el año 1997 se desarrollaron en el Centre for Universal Design del North Carolina State siete principios que describen los requisitos que debe cumplir cualquier elemento o sistema urbano para ser accesible y que se han convertido en un referente obligado:

1. Equidad de uso.

 

• El diseño es útil y comercializable para personas con diversas capacidades.

• Dispone del mismo significado de uso para todos los usuarios: idéntico siempre que sea posible y equivalente cuando no lo sea.

• No provoca segregación o estigmatización a ningún usuario.

• La provisión de privacidad y seguridad debería ser igual para todos
los usuarios.

• El diseño es atractivo para todos los usuarios.

 

2. Flexibilidad de uso.

 

• El diseño se adapta a un amplio rango de preferencias individuales y capacidades.

• Permite escoger el método de uso.

• El acceso y uso se adapta a la mano derecha o izquierda.

• Se adapta a la precisión y exactitud de los usuarios.

• Se adapta al ritmo de los usuarios.

 

3. Simple e intuitivo.

 

• El diseño es fácil de entender independientemente dela experiencia, conocimiento, nivel cultural o capacidad de concentración.

• Elimina la complejidad innecesaria.

• Cumple las expectativas y la intuición del usuario.

• Se adapta a un amplio rango de habilidades culturales y de lenguaje.

• La información está ordenada en función de su importancia.

• Genera avisos e información útil durante y después de finalizar la tarea.

 

4. Información perceptible.

 

• El diseño transmite la información necesaria de forma eficaz para el usuario, independientemente de las condiciones ambientales o de sus capacidades sensoriales.

• Utiliza diferentes modos (táctil, sonoro, escrito, pictográfico) para presentar la información esencial.

• Dota de suficiente contraste entre la información esencial y el entorno.

• Permite la compatibilidad entre los diferentes dispositivos y adaptaciones utilizados por las personas con problemas sensoriales.

 

5. Tolerancia al error.

 

• El diseño minimiza el peligro y las consecuencias negativas producidas por acciones accidentales o no intencionadas.

• Ordena y distribuye los elementos de modo que se minimice el riesgo y los errores. Los elementos más usados se dispondrán de forma más accesible, los elementos peligrosos serán eliminados, aislados o protegidos.

• Facilita avisos de peligro o error.

• Facilita elementos de seguridad ante fallos.

• Disuade de la realización de acciones inconscientes en tareas que requieren atención.

 

6. Bajo esfuerzo físico.

 

• El diseño debe ser usado de forma cómoda y eficiente con el mínimo esfuerzo.

• Debe permitir al usuario mantener una posición natural del cuerpo.

• Minimiza las acciones repetitivas.

• Minimiza los esfuerzos físicos continuados.

 

7. Espacio suficiente de aproximación y uso.

 

• Dimensiones y espacio apropiadas para permitir el acercamiento, alcance, manipulación y uso independientemente de tamaño del cuerpo del usuario, su postura o movilidad.

• Facilita un amplio campo de visión de los elementos importantes para cualquier usuario, independientemente de que esté asentado o de pie.

• Permite el alcance de todos los componentes de forma cómoda independientemente de la posición.

• Facilita el espacio adecuado para el uso de ayudas técnicas o de asistente personal.

A través de estos principios generales se pueden ir hilvanando las políticas de accesibilidad urbana para cada tipo de persona, infraestructura o bien cultural de que se trate y de los que escribiremos en próximos artículos.

9 Feb, 2017 I Categorías: Opinión I No Comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

info@zicla.com | T. +34 932 242 731. c/ Ramon Turró 100-104, 4º-3ª. 08005, Barcelona